Paula de Solminihac

El 2015 partí a la Sierra Nevada en busca de los Zenúes, un pueblo que tiene la reputación de haber sido los primeros alfareros de Latinoamérica. Estando allá me encontré con el río Guachaca y con un sentido de “naditud”, un concepto que inventé para explicarme a mí misma la sensación de un tiempo indefinido, sin cortes y vivir con la cabeza en otra cosa y, a la vez, absorta en el presente.

Galería Sextante


Ver más

Paula de Solminihac

Todo se ve tal como es, 2017

Técnica mixta

Galería Sextante

COP 24.000.000

Paula de Solminihac

Todo se se ve tal como es, es mi respuesta frente a la experiencia de la residencia “Territorios” en Parramar, en la que, siguiendo la ruta alquímica, y a través de la serigrafía, busqué llegar al negro más negro de siete colores distintos superponiendo con insistencia capas del mismo color.
Los papeles impresos luego los enterré como fardos bajo tierra húmeda para finalmente recomponer bordando las fisuras a través de un punto que bauticé como el “punto Darwin”, porque se asemeja al dibujo original hecho por Darwin para expresar la lógica de la “teoría de la evolución”.
Esta forma de bordar opera bajo una indicación muy simple y sin embargo tiene una suerte de voluntad propia dirigida por la mano. Cada uno de los bordados forma una ruta diferente sobre los papeles entintados, enterrados, desenterrados, abiertos y bordados. Esas rutas llegan a formar una constelación única, abstracta, compleja y texturada que es el mapa de la aspiración de cada color por llegar al negro